¿Alguna vez has imaginado bajar por las calles tu pueblo deslizándote a toda velocidad como si fuera un parque acuático?
Ponemos a tu disposición 100 metros de rampa acuática en cualquier calle que cumpla las condiciones requeridas. Trae tu flotador o nosotros te lo prestamos. Lánzate desde lo alto de la pista deslizante y acaba el recorrido en una piscina que frenará tu flotador.
Además, en ATLAS estamos comprometidos con el medio ambiente. Por eso, somos únicos en incluir en la atracción un sistema de bombeo de agua que permite la recirculación y así usar solo el agua necesaria, sin derrochar grandes cantidades en época de sequía.